LIBROS EDITADOS EN 2018 III POR LA EDITORIAL LO HAGO COMO PUEDO

Con la Editorial Lo Hago como puedo nos une años de andar caminando juntos el camino de la labor social y cultural de manera independiente y autogestiva. Andar por las ferias, en las presentaciones de libros, debatiendo y construyendo una propuesta que permitió publicar una gran cantidad de autores/as de la región.

25354163_10215411546901342_4064120136510124834_n

 

 

 

 

 

 

 

 

Lisandro Lembeye

Contingencias

Decir, a esta altura de la fiesta, que la poética de un artista es personal, ecléctica o fragmentaria y que se está siendo testigo de una nueva forma de escribir o directamente de pensar a la poesía es francamente deleznable, incluso hasta hace relativamente poco el solo pensarse como un escritor personal, ecléctico o fragmentario era motivo inmediato de desprecio. Guiándome por los elogios que reptan por las columnas de algunos pasantes semanales, parece que es tendencia. Dolor país.

 

TAPA REVENTANDO

 

Vilma Barerx

Descubriendo Gemas

TAPA LA GORDA IMPUNE

 

Pliego la hoja en blanco

bajo las palmas de arena

aun  niña

y  tu voz entre mis sueños brotó

y perlas cristal se deslizaron en mi almohada…

Extraviada está tu voz de mi oído

el regazo acusa tu ausencia

el oráculo permanece mudo.

Esta mandato que me somete

no declara tu fruta madura

y  un lánguido vientre se apodera.

 

Malen Baron

La gorda impune

cruda palabra

 

Pará.

Deteneme el tiempo acá,

justo con sus manos en mí,

con sus ojos mirando los míos,

mostrándome el camino.

Quiero despertarme y sernos eternas, etéreas.

Deteneme el tiempo acá, que justo ahora se filtra un rayo de

sol entre tanta oscuridad,

Que justo hoy toque fondo y sus manos me recordaron que

más abajo no se puede estar,

Que solo resta subir, salir a flote, respirar.

Deteneme el tiempo acá que estoy traduciendo tremenda

tristeza de tarada errante.

Tirada en esta tarde, tendida a sus pies.

 

Lorena Iturrioz/Daniel Naistat

El Bar, El poema y 40 servilletas

TAPA TAPA

Girando en sentido horario vamos leyendo la difícil poesía servilleta que no podrán dibujar las  palabras, en sus mentes, pero si los harán mover hacia donde a ustedes le tiren sus emociones. Ojo! no escribo sobre el gusto, esa conversación es para otro libro, escribo una introducción a lo que les puede llegar a esperar. Como si les advirtiera sin advertir que el giro de la lectura los hará escuchar música, los sonidos onomatopéyicos de un vaso servido y consumido, un lápiz a tinta escribiendo palabras para que las mochilas, tal vez, se alivianen. Luego la madrugada encenderá los pajaritos que  despiertan mientras ustedes, tal vez, se vayan a dormir. Y siguiendo con la duda, tal vez, despierten con servilletas en sus bolsillos, poemas en sus resacas y con olor a bar.

El desafío está planteado, solo hay que desenchufarse, bajar la velocidad, y ser un romántico en 42 páginas (…es contraproducente confundir el romanticismo con letras donde las mujeres tienen “cuatro décadas”, etc.etc.)

Jano sin Apellido

Cristian Bizarro

Desvelos de un idiota

tapa 13 C

UN BESO Y UN CAFÉ

Como si las estrellas se alinearan, como si las luces del mundo se apagaran, para presenciar tal espectáculo, sentir que la brisa corre suavemente, acariciando tus rasgos más sutiles, sintiendo una vez más el amor en cada poro de la piel! Sabrá ella todo lo que me hace sentir? Podre alguna vez, ser ese que rompa sus prejuicios hacia el amor? Algún día seremos los dos, uno solo, unidos, como el amor y el dolor, como los sueños y el sacrificio, como dos tazas de café en una fría noche de invierno?

Dina Ciraolo

Paracaidismo emocional

TAPA PRUEBA-3-

SOBRE CÓMO Y POR QUÉ UNA MUJER DECiDE ESCRiBiR

 ¿Qué derecho tengo yo a escribir? ¿Qué derecho encumbra mi verbo y lo hace carne?  ¿Quién soy para decir, si siendo mujer ni encuentro cuándo hacerlo? ¿Acaso a mi condición de fémina no le corresponde la escena etérea del escritor inclinado sobre su máquina en un estudio iluminado por el sol del atardecer?

Porque para escribir la historia de un poeta hay que escribir la historia de las mujeres que amó, y de los hombres que odió. Pero para escribir la historia de una poeta, hay que escribir la historia de las mujeres y de los hombres que amó. De los hijos que parió, de los que perdió, de los que nunca tuvo o quiso tener. Para escribir la historia de una poeta, hay que escribir la historia de la gastronomía, de la hotelería, de la política, de la economía y del arte. Hay que escribir la historia de la doble opresión. Con nombre propio y en primera persona. Porque el hambre y cómo calmarlo, tienen nombre de mujer.

 

Para contactarte con la Editorial lo hago como puedo

 

 

 

 

 

Anuncios