Córdoba: HISTORIAS DEL ANARQUISMO REVOLUCIONARIO 60/70 TOMO II

El trabajo fue largo. Lo primero fue enterarnos que hubo experiencias anarquistas en la lucha de los 60/70. Fue en algunos encuentros con compañeros/as que lucharon en aquellos años y eran nuestros compañeros que empezamos a tener las primeras ideas…

En aquellos años que comenzamos, fue desgrabar cassettes a mano para después pasarlos a la computadora, recorrer la hemeroteca, rastraer a compañeros/as que no estaban en Argentina y recorrer una historia que removía muchos sentimientos.

Estos son los dos primeros tomos de la colección “Piezas sueltas” y tenemos un tercer tomo en preparación donde se van a encontrar en más profundidad todos los documentos elaborados por las organizaciones libertarias de Córdoba de aquellos años.

 

nuestro

 

Volanteadas

Adriana: Las primeras acciones fueron en la navidad, que las hicimos con el Toto Lopez incluso, éramos un grupo muy nuevo y dijimos hay que hacer algo, y ¿qué podemos hacer?  Hicimos un volante en el que decíamos

Mientras haya hambre en el mundo la navidad será mierda.”

RESISTENCIA ANARQUISTA

Y salimos el 24, éramos 5 y cubrimos el centro de Córdoba. Fue impresionante porque trabajamos a mimiógrafo dos días y dos noches y panfleteamos 48 sin parar todos.

logolib

Atos: ¿cómo surge lo de la publicación El Libertario?

Chato: Renato era un tipo de proponer, de elaborar, de publicar;  esa mecánica la heredó del padre (Mario Forti reconocido militante anarquista) que tenía una imprenta siempre debajo del brazo. Aparte del libertario hacíamos mucho mimeógrafo, muchos volantes, comunicados. Teníamos un grupo que se encargaba específicamente de la revista. Cada uno producía algo sobre algún acontecimiento en el que participaba. Yo desde el punto de vista gremial, Renato a lo mejor desde el punto de seguridad en la fábrica, alguna posición política del grupo para algún acontecimiento. Nos reuníamos dos o tres veces por semana, incluso los fines de semana para elaborar cosas. La revista llevaba mucho tiempo, hasta salía con tapa a dos colores y todo.

EL SINDICATO DEL CAUCHO

(SiTraCAAF)

Adriana: A través de Renato y la relación que él tiene con Salamanca, con Macera que estaba en el Sitrac-Sitram, surge la idea de insertarnos en un gremio y por otro lado pedir colaboración a alguna organización para que nos prepare militarmente. Sentíamos que teníamos que proletarizarnos.

Renato: cuando se entere mucha gente se va a querer cortar las venas. Como se quiso cortar las venas el dueño de la RUBBER, ¿vos lo conociste al viejo López?, el químico de la RUBBER, un tremendo ingeniero químico pro-patronal. El Ing. López me conoce a mi ya que yo hice un estudio para mejorar la producción.

Me lleva a la sede central en Bs. As, allá el ingeniero López empieza a ver y a entender y dice “yo quiero hablar con este señor y me ofrece una especie de subgerencia. Yo de entrada no la acepto pero si ellos querían que yo llevara adelante el proyecto y aceptan. Cerca de fin de año, yo tenía que modificar la ubicación de todas las máquinas, le digo al dueño necesito unos días, ahora que están de vacaciones yo necesito obreros para mover todo, “haga lo que usted quiera”. Entonces empecé a hacer y cuando volvieron los tipos de nuevo no entendían nada, no sabían nada. Esa parte empezó a funcionar y entonces yo adquirí un poder. Yo plantee dos cosas: una que Iván Ferrari sea el director de fábrica y que para nueva disposición y esas cosas vamos a necesitar a gente que sepa y que vamos a llamar por el periódico a técnicos. Paralelamente ya habíamos hablado con la gente de las organizaciones, del  ERP, El Obrero.

Adriana: nosotros a través del contacto con este ingeniero Ferrari íbamos a tener la posibilidad de ir a buscar trabajo. Renato nos llama nos consulta, en esa reunión estaba Pepe Sbeci, Rafael (Flores), el Gringo, estaba  yo. Éramos un grupo de 6 o 7, el turco Caro que en ese entonces era del grupo El Obrero.

 

primerasambcaucho

 

Los objetivos del sindicato

Renato: La idea fundamental ¿cuál era?. Discutida con Rafael, sin mayor participación de los demás porque lo habíamos discutido y llegamos a esta conclusión “me parece una pelotudes discutir pelear por hacer un sindicato ya los sindicatos están gastados, ya han demostrado lo que los sindicatos pueden dar, el sindicalismo no tiene vida”. Yo hoy pienso lo mismo. “Lo que tenemos que hacer es que tratar que nos organicemos en la comunidad, el sindicato te lleva a la lucha solamente legal, no se plantea el sindicato hacer la revolución. Entonces organización de los trabajadores inserta en la comunidad es otra cosa compañero”. Mi proyecto era ese otro con Rafa estábamos apuntando a eso de ahí surge una propuesta que te la voy a contar brevemente.

Yo recuerdo que cuando caí preso estábamos en un proceso muy interesante que formaba parte de una de las expectativas más de avanzada que teníamos como organización del movimiento obrero. A partir de RUBBER de ese grupo militante y ese conjunto de obreros que acompañaba muy bien la gestión, era vincular a los otros obreros de otras fábricas vecinas y a la población. Estábamos apuntando a una nueva organización, no ya sindical meramente sino más territorial. Porque esta fábrica está aquí, las familias de los obreros viven aquí, el que no le alcanza el sueldo para comprar las cosas está aquí. La mujer de este tipo sabe cuánto gasta en comida, cuánto gasta en ropa. Habíamos hecho una campaña que quedó muy desdibujada en la historia, que para mí era la base de la nueva organización social superadora del mero sindicalismo. Era una cosa extraña, nueva metida como una cuña porque nosotros los libertarios en aquella época nos estábamos planteando   … hay una concepción en cuanto al sindicalismo, partiendo de las viejas organizaciones de cómo organizar el movimiento obrero, se consiguieron una cantidad de éxitos y fracasos que van conformando un panorama. El sindicalismo como tal ya no puede generar las poleas de transmisión para procesos revolucionarios.

 

Mesa de gremios en lucha

En 1975 se impulsó la gestación de organizaciones coordinadoras desde sindicatos independientes, cuerpo de delegados y agrupaciones en combinación con formaciones de izquierda, se fundamentó el camino de la autonomía de clase. Desde abajo y con los mayores niveles posibles de horizontalidad se impulsó la Mesa de Gremios en Lucha, agitando la unidad de la clase a la vez que incitando a otros sectores populares para sumarse a sus movimientos.

El gremio del Caucho y el Sindicato de la Fábrica Perkins  pusieron sus estructuras e instalaciones al servicio de la Mesa. En sus locales por lo general se hicieron las reuniones, como venían utilizándose por las direcciones de los gremios intervenidos. En pocos meses, encabezó todas las luchas masivas de Córdoba rebasando en los hechos a la CGT local, burocrática y entreguista, convertida en un organismo vacío de representatividad ante la clase obrera cordobesa. Desde distintos puntos del país, los trabajadores observaban a través de sus sindicatos combativos y agrupaciones, el camino trazado por la Mesa de Gremios en Lucha.

 

solcirada2

Vínculos con los compañeros de La Plata (Resistencia Libertaria)

Adriana: parte de los acuerdos con la gente de La Plata los hicimos el Rafael (Flores) y yo porque lo conocemos a bigote (Pablo Tello) por un encuentro de sindicatos. Surge espontáneamente como surgió todo lo nuestro. Porque hubo un tupamaro que hizo algunas acciones con nosotros que los conocía a los chicos. Ese chico nos hizo el contacto. A ese muchacho lo mataron.

Chato: Esto es más o menos en el 71. Porque ya se reunían en casa.

Adriana: nosotros vivíamos en un pasillo en frente de la plaza de los burros, que es donde me fue a buscar el ejército en el 76.  Los chicos de La plata no vienen a trabajar al sindicato. Ellos vienen a trabajar en Resistencia Libertaria.

Chato: Íbamos seguido a La Plata, a reuniones que se hacían en un fin de semana. Salíamos el viernes a la noche y volvíamos el lunes a la madrugada. La gente de La Plata aportaba mucho a nivel ideológico y en marzo del 75 desaparece en Córdoba Marcelo, que vivía al lado del Sindicato del Caucho.

La llegada de Marcelo Tello

Atos: Marcelo fue varias veces a Córdoba hasta que se queda definitivamente.

María Esther Tello: Marcelo se va en septiembre, octubre del 75 definitivamente. Me acuerdo que lo fui a despedir a la Terminal, se iba con su hija en brazos y su compañera. Marcelo va en parte de guarda espaldas de Rafael, va porque es un acuerdo, en el sentido de sus convicciones de su experiencia. En el aspecto gremial tenían mayor formación Daniel y Rafael. Marcelo tenía menos formación porque estuvo más en la carpintería solo, trabajando también en la carpintería del senado. Pero tenía mucho trabajo interno en la organización, entonces lo habían cagado a trompadas a Rabel y aparte había que apoyar a una línea. Existió un acuerdo, incluso una consulta a nivel familiar, hablamos con Daniel. El que siempre me comunicaba más cosas era Daniel. Me dijo “mira de Córdoba pidieron que alguien vaya y pensamos que el que tiene que ir es el negro” y “¿por qué? hay que fortalecer el trabajo de los compañeros del caucho, Marcelo fue de custodia del caucho.

Los compañeros iban seguido para allá, y en un momento comienza a funcionar todo como Resistencia Libertaria. Fines del 74 comienzos del 75

EL final

Adriana: ¿Qué pasa con el movimiento nuestro?. Renato alcanza a irse a Venezuela en el 74, Pepe se va con orden de captura, Ana Pizarro cae presa, el toto Lopez ya no estaba más en el sindicato y Urusoff  (que estaba en la experiencia de Colonia Lola) se va al Paraguay. A Rafael lo detienen con Soledad el 9 de marzo del 76 dos semanas antes del golpe y el mismo día lo secuestran a Marcelo Tello. El ejército y la policía detiene en Matienzo a Mimi y al  Lalo Laclos que trabajaban con el cura en barrio el libertador.

La ola de secuestros empiezan en diciembre del 75, enero y febrero del 76. Eran olas de secuestros de 15 a 20 personas por noche y lo levantan a nuestro secretario general que era René Caro que ya estaba en una célula del ERP. Daniel Lopez es el que nos salva la vida a mi y Rafael. Después de la dictadura Daniel Lopez se transforma en el gran torturador llamado Kent que entrega y mata a miles de compañeros. El día que levantan a Rafael, se acerca Daniel y le dice   “Cabezón dame un teléfono para avisar que estás vivo”.  Eso lo sabemos mucho tiempo después y va mi mamá al cabildo con una colcha y le digo “Averiguá porque sabemos que está vivo”. En el momento que lo trasladaban para matarlo en el cabildo ella lo cruza y lo reconoce y le tira la manta. Ahí los milicos no pueden decir que está desaparecido y lo blanquean. Chato al poco tiempo se tiene que ir para Buenos Aires.

solcitadalib

 

 

Los valores en la militancia.

Atos: Nos interesa conocer por qué se juntaban y qué cosas hacían

Sara: Recién descubro… que los chicos por ejemplo, me decían “Sara no laves los platos, los lavamos nosotros, hoy vos hiciste la comida”. Otra chica me decía  “no, hoy llevo los chicos al cine,  eran tan solidarios” es lo que yo rescate de toda esa gente.

Atos: Marcelo ¿cuántos años tenía?

Sara: Se lo llevaron el 9 de marzo, tiene que haber tenido unos 24 o 25 años. Estaba viviendo en Córdoba, al lado del Caucho, vivía con su compañera y su hijita todos los días iba a casa, a lavar la ropa a coser. Llegaba en una motito.

Atos: ¿Te acordás de otro?

Sara: De Rafael Flores me acuerdo, porque mi hijo se lleva el nombre de Rafael por él. Vivía con su compañera, su esposa, Adriana Perez. Comíamos todos juntos. De repente a veces yo me tenía que ir con los chicos; me iba y cuando volvía tenía en cada habitación una reunión, gente que había venido de Salta, de La Plata. Yo primero no entendía nada. La primera vez lleva el Chato a la gente , fue una cosa… Rafael Flores se rascaba por todas partes y yo llego y le digo al Chato “che loco me has traído una manga de piojosos acá”. Todas esas cosas a mí, te imaginás, me sorprenden, pero después me agradaban.

Después lo fui aceptando por que las ideas de los chicos traían me parecían otra clase de ideas a las que yo había vivido antes. Ser solidarios no fijarse a lo mejor si tenías buen calzado.

 

articulo completo

Compañeros desaparecidos

marcefotoco

Marcelo Tello era amante del teatro, fundó una escuela de teatro popular para los chicos de los barrios. Militaba con la de la organizaciòn anarquista Resistencia Libertaria. Allí también militaba su madre, María Esther, y sus hermanos Pablo y Rafael. Había sido enviado a Córdoba para fortalecer la lucha sindical.

El día anterior a su desaparición, Marcelo Tello participó de la movilización convocada por la Mesa de Gremios en Lucha. Los manifestantes atravesaron las arterias del centro de la ciudad de Córdoba repudiando el plan económico y el inminente golpe de Estado. El 9 de marzo del ´76, todavía bajo el gobierno peronista de Isabel, Marcelo fue secuestrado a la salida de la fábrica FIAT por una patota de civil con armamento militar. En el mismo grupo estarían, también, sus compañeros Soledad García (docente y activista sindical) y el secretario adjunto del Sindicato de Trabajadores del Caucho y Afines, Rafael Flores.

Fue llevado al D2 de Informaciones, centro de detenciones del Comando Libertadores de América y la policía provincial, ubicado justo al lado del Cabildo Histórico de la ciudad.

 

danielfotoco

Pablo Daniel Tello tenía 29 años. Era carpintero. Militaba con la de la organización anarquista Resistencia Libertaria, al igual que su mamá y hermanos.

Fue secuestrado en La Plata junto a su hermano Rafael de Astilleros de Tigre, donde trabajaba. Fueron levantados con otros trabajadores, sujetos a un simulacro de fusilamiento y llevados a un C.C.D. El resto de los trabajadores fueron liberados. Su esposa, María del Carmen Rezzano, fue detenida-desaparecida ese mismo día y eventualmente liberada. Su hermano Marcelo había sido desaparecido en 1976.

Pablo fue llevado al C.C.D. “El Banco”, donde fue visto por su esposa y otros testigos. Allí también estuvieron varios desaparecidos de Resistencia Libertaria. Fue torturado.

 

 

Tello Rafael

Rafael Tello militaba en la de la organización anarquista Resistencia Libertaria, junto a su madre y hermanos.

Rafael fue secuestrado junto a su hermano Pablo de Astilleros de Tigre, donde trabajaba. Fueron levantados con otros trabajadores, sujetos a un simulacro de fusilamiento y llevados a un C.C.D. El resto de los trabajadores fueron liberados. Su esposa Mariana Arcondo de Tello también fue detenida-desaparecida (luego liberada).

 

 

 

 

EL LIBRO

Lamentablemente este tipo de libros llegan tarde, nosotros no somos investigadores ni historiadores, somos compañeras/os de lucha que buscamos que se conozcan las experiencias de los compañeros/as que nos antecedieron. Decimos llega tarde porque nos gustaría que muchos compañeros participes de esta historia pudieran tener este libro en sus manos pero a esta tarea la llevamos adelante junto a nuestra la lucha cotidiana por cambiar la sociedad y en muchos casos no hemos podido concretarlo.

El libro se basa en entrevistas a los/as protagonistas de esas luchas junto con materiales y documentos que aportan al conocimiento de la experiencia.

 

c2

 

 

 

Para otros libros de la colección

Tomo I

 

 

 

Anuncios