Córdoba: HISTORIA DEL ANARQUISMO REVOLUCIONARIO EN LOS 60/70 Tomo I

El trabajo fue largo. Lo primero fue enterarnos que hubo experiencias anarquistas en la lucha de los 60/70. Fue en algunos encuentros con compañeros/as que lucharon en aquellos años y eran nuestros compañeros que empezamos a tener las primeras ideas…

En aquellos años que comenzamos, fue desgrabar cassettes a mano para después pasarlos a la computadora, recorrer la hemeroteca, rastraer a compañeros/as que no estaban en Argentina y recorrer una historia que removía muchos sentimientos.

Estos son los dos primeros tomos de la colección “Piezas sueltas” y tenemos un tercer tomo en preparación donde se van a encontrar en más profundidad todos los documentos elaborados por las organizaciones libertarias de Córdoba de aquellos años.

Córdoba, 20 de diciembre de 2005

A partir de que un grupo de jóvenes compañeros tiene la necesidad de conocer para luego contar la experiencia y el accionar del anarquismo y los anarquistas en Córdoba en la década del 70, Juan Antonio Romano, Cacho Zurbriggen, Jorge Urusoff, Pirucha y Horacio resolvimos juntarnos para contar nuestra experiencia y el compañero Atos junto a otros compañeros tomaron para sí la tarea de grabar y luego darle forma al relato de los hechos y análisis de los mismos. Teniendo  en cuenta como nosotros analizábamos la situación y acciones por aquella época. Surgiendo una visión de conjunto de aquellos hechos vistos y analizados desde hoy.

A esta instancia llegamos luego de entrevistas parciales, búsqueda de materiales y documentos e intercambio de correspondencia que desembocó en una entrevista colectiva donde estuvieron asuntes: Hipólito Ripas Irañeta (fallecido), Carlos Lorenzo (fallecido) y Graciela Saur (desaparecida) protagonistas centrales de los hechos relatados.

Como la lucha continua pensamos que es de gran importancia que los militantes demos a conocer nuestras experiencias con sus aciertos, errores y dificultades para que las generaciones que no estuvieron en aquel momento puedan sacar elementos que aporten para las luchas que desarrollan.

Esperamos que otros compañeros que también actuaron en aquella época hagan su aporte en la forma que ellos crean necesario para dar a conocer las experiencias en las que participaron.

 

EL LIBRO

cl1

 

LOS COMIENZOS

La década del 30 y posteriormente el peronismo barrieron con varias generaciones de libertarios pero en Córdoba había dos compañeros de aquella época que fueron de vital importancia para los jóvenes que sobre el final de la década del 60 buscaban encontrar un camino para la transformación social.

El Lele (Hipólito Ripas Irañeta)

Jorge: era un viejito de barba blanca que vivía al lado del campo que habíamos comprado y nosotros, lo observábamos. Se la pasaba leyendo y charlaba con sus vaquitas, tenía diez holando. Los vecinos que vinieron a saludarnos cuando llegábamos, se ocuparon de hablar mal de él. En alguna medida no nos integramos los adultos con él pero los chicos sí porque el tenía una relación muy especial con las criaturas y nosotros nos resolvíamos en la comunidad como en los kibbutz y nos resolvíamos por asamblea, los sábados. Los chicos tenían vos pero no voto y una noche se aparecen con el viejito de barba blanca de la mano y le informan a la asamblea que ellos habían decidido adoptar al señor Ripas Irañeta como su Lele. Después piden permiso y se van a dormir. Queda el Lele con nosotros y dice “bueno pero ¿de qué se trata esto?” porque a él le llamaba mucho la atención y se reía un poco por lo citadinos que venían a hacerse los campesinos porque nosotros sembrábamos  y carpíamos con la mano. Entonces le contamos lo que queríamos, salvo cuando venía Carlitos Lorenzo que le hacía explicaciones teóricas e intelectuales. Nos quedamos callados y dice Lorenzo “bueno Lele ¿qué le parece?” y dijo “me gusta la patriada” y desde entonces nos robó el corazón.

Piru: tenía una panadería y conoce al dueño del campo en Río Primero. El tipo lo entusiasma. El viejo contaba poco porque era muy discreto, pero los mismos vecinos nos contaban. Nunca quiso hacer la división del campo. El campo hacia 8 o 10 años que no se trabajaba, había unos yuyos, un desastre. El viejo trabajó mucho tiempo en una panadería en Río Primero, iba y hacia las facturas. El era especialista en eso. A la noche se iluminaba con un candil hecho con una botellita de las que eran antes de coca, con kerosene y una mecha. Con eso leía.

Jorge: Asiduo lector, tolerante y buenazo, el “Lele” se fue descubriendo como antiguo militante del gremio de Panaderos, afiliado a la FORA, y de una sólida formación intelectual y filosófica. Perteneció a grupos que organizaron zonas de descanso, esparcimiento y estudio, o lugares de refugio clandestino en las sierras, donde aún deben quedar propiedades que fueron de ellos, pero eran clandestinas, nadie supo más nada. Se quedó a vivir en la zona después que la policía lo arrestó y torturó, tirándolo por muerto.

 

colonialola

El abuelito Mario (Mario Forti)

Jorge: ya se habían armado las Tertulias Anarquistas Domingueras y  a través  de la gente de la universidad tecnológica conocimos al viejo Mario. Uno de los componentes del grupo de la tecnológica era Renato Forti y entonces se supo que su viejo era un viejo anarquista y habló de La Protesta. Hipólito (el Lele) no nos había hablado de La Protesta. El abuelito Mario era un militante impresionante tipo Severino Di Giovanni. Se inició en La Rioja, creo que fue la cuestión de la huelga ferroviaria. El entró a participar con nosotros que éramos como 60.

El abuelito Mario se interesó mucho en nosotros porque encontrar tanto joven interesado en el anarquismo lo entusiasmo. Acostumbrado a ser como decía (Nicolás) Sacco “me queda el destino de ser un predicador en esquinas vacías.” Él tenía claro lo de Sacco porque sabía que estaba solo arrinconado por su clandestinidad. El murió clandestino ya que tenía cuentas con la justicia porque era un hombre de la pesada. El abuelito Mario en su casa todo lo que había ahí eran canutos, la cama, todo. Pero además de una militancia sacrificada porque después de todo este proceso él hace una imprenta en la comunidad. Levanta una casa y lleva una imprenta plana. Te podés imaginar la imprenta era de su época. Él debe ser de 1800 y algo. Pero él iba en bicicleta a la comunidad por caminos de tierra.

 

LA APERTURA DEL FRENTE BARRIAL

La llegada de Horacio

Horacio: vengo de una colonia,  había venido a Córdoba a estudiar agronomía, huyendo de la Argentina profunda, como maestro en condiciones muy duras en Santa Elena, donde estaba el frigorífico inglés. Eso creaba que todos los correntinos del norte fueran a trabajar allí. El alcoholismo que había y los chicos con un asma galopante. Entonces buscando huir de esa situación y mejores climas voy a recalar en Córdoba. Voy a una pensión donde Jorge paraba cuando venía a trabajar en el mercado. Yo tenía preocupaciones muy intuitivas. Mi tío le había regalado a mi mamá una foto de Perón y los alemanes, por ascendente de mi vieja, veían en Perón cierta adhesión pero no nos llegó ese tema. Había una preocupación intuitiva, tenía 20 años, algo funcionaba mal. Venía quemado de ver el tema de la pobreza, los daños del alcoholismo en los chicos, en cómo nos enfrentaban a los maestros recién recibidos con ese colectivo de chicos adolescentes. Digo “esto no funciona”. Paralelamente me había dado el periodo de estudiante viva la pepa. Yo tenía que ir durante el verano a trabajar. Yo tenía que sacar todas las materias en diciembre. Cuando entré como maestro ya me empecé a tomar las cosas en serio pero no me encajaba lo militar. El problema son los militares le decía a Jorge. Y aquel me dice “los militares no deben existir”. Yo muy campesino, ahorraba muchísimo oxigeno por el tema del asma, hablaba muy sintético y me paso “Dios y el Estado”. Yo estudiaba agronomía y él me decía “una vez que te recibas ¿qué vas a hacer?” “y voy a trabajar en el campo como cualquier agrónomo”. Paralelamente agronomía era una facultad de chicos bien, hijos de los hacendados. Hasta en coche iban. Me conectó con Jorge en una casa familiar, él estaba en el campo con Pirucha, el Lele y Alexis. Entramos a hablar y me pasa ese libro y en una ocasión en Río Primero yo me reencuentro con el trabajo del campo.

LAS CIRCULARES Y  LOS GRUPOS ESTUDIO

Atos: ¿cómo era el tema de las circulares  porque por ejemplo “sobre los estudiantes”, “ la trampa de la representatividad” donde dicen “todo obrero sabe … un verdadero movimiento no lo constituye un grupo de militantes ni burócratas…” Salían con los tapones de punta.

Cacho: esa fue la etapa interesante de los años 70 porque se discutió muy frontalmente.

Juan: contra el sistema y contra la izquierda. Te acordás que nosotros no decíamos que estábamos en la izquierda sino que haciendo “por fuera de la izquierda” todo el tiempo.

Atos: ¿cómo se elaboraban, por la profundidad que lograron en tan pocos años?

Piru: largas horas, cortas noches. Mucho leer y carburar.

Cacho: no había acto de los trabajadores en aquellos años que no se iniciara con el himno y la marcha peronista y fijate plantear todo eso.

Juan: los grupos de estudio eran los semilleros de las circulares. Le corregíamos a Carlos Lorenzo y él se defendía como gato panza para arriba. Había que ganarle.

cada circular finalizaba

Esta publicación tiene un tiraje limitado. Contribuya a nuestra tarea de difusión haciéndola circular una vez leída.

Volante que se repartió sobre “la toma del centro vecinal”

los vecinos de Colonia Lola y Miralta

El 26 de enero de 1973, los padres, maestros y alumnos de la escuela “Libertad”, ocuparon el local destinado para escuela de las instalaciones del centro vecinal. Con esa acción fue posible rescatar el edificio y los elementos que nos pertenecen y que no prestaban ninguna utilidad. Posteriormente, los padres, maestros y vecinos colaboradores, reunidos y de común acuerdo, viendo la necesidad de organizarse, decidieron formar la Comisión de Padres de la Escuela Libertad, que se encarga del mantenimiento y funcionamiento de la escuela, distribuyéndose las tareas concretas.

Desde entonces la escuela funciona con regularidad, atendiendo a 60 alumnos, entre analfabetos y aplazados, a cargo de tres maestros y tres jóvenes colaboradores del barrio.

Hasta el momento de la ocupación, un grupo que se llama a si mismo “de bases”, decía estar trabajando para una escuela del barrio. Pero cuando los padres decidieron efectuar la ocupación, se negó a apoyarlos, dejando ver bien claro su intención de querer utilizar una necesidad del barrio y la tarea de los padres y maestros para propagandizarse en su afán de encaramarse. Luego, este grupo, al no conseguir adueñarse de la conquista del barrio, no ha hecho otra cosa más que difamar, confundir e interferir la tarea necesaria de padres y maestros.

El 14 de febrero, este grupo, en una reunión minoritaria, decidieron reunirse en el centro vecinal para hacerse reconocer como comisión directiva por los veedores de la Municipalidad, para aprovecharse del Centro y utilizarlo solamente para dirigir al barrio traicionando los intereses de todos, como lo han hecho las comisiones anteriores.

El día 15 los padres y maestros, ante la amenaza que significaba que dicha comisión se encaramara en el centro vecinal, pretendiendo ocupar un lugar ya ocupado para una función útil al barrio y no para despacho de burócratas, llamaron a Asamblea de vecinos. Los pretendidos dirigentes fueron invitados a tratar el problema. Ante la negativa de los mencionados y viendo los vecinos los intereses de este grupo que se negó a llevar este problema a votación, repudiaron a viva voz a esta minoría dirigida por gente de afuera, donde los vecinos bienintencionados que están con ellos, están engañados.

Con esto los vecinos dejamos bien claro que no nos dejaremos engañar y menos dirigir por gente de afuera que quiere usarnos para sus propios intereses politiqueros. Seguidamente levantamos un acta reafirmando nuestra posición a la que adherimos más de 50 vecinos.

Todo esto, vecinos, tal vez no todos nos demos cuenta de la importancia que tiene para nuestro barrio. Así vamos haciendo ver que no nos vamos a dejar engañar y que reconocemos que tenemos miles de necesidades, como el agua, la luz, dispensario eficiente, y muchas más. Porque somos un barrio de trabajadores. Pero también, sobre todo, demostramos lo capaces que somos, demostramos que vamos a resolver nuestros problemas, como estamos resolviendo ya el de la escuela. Porque somos gente capaz de luchar, de sentir y trabajar por el interés del barrio y de todos los que están en nuestras condiciones. Con todo esto, unidos y organizados en comisiones de trabajo, grupos, comitas de lucha o como queramos llamarlos, coordinados y en donde todos podamos participar y decidir sobre lo que nos interesa o afecta, vamos a hacer ver lo capaces que somos de resolver nuestras necesidades y de imponer nuestros derechos, unidos todos por la solidaridad y a través de la coordinación de nuestros esfuerzos, de nuestro trabajo, de nuestras luchas, sin peligro de ser usados para fines que no son los nuestros.

Vecinos de Colonia Lola y Miralta.

 

LA EXPERIENCIA DEL TALLER TOTAL:

arton51811

Atos: ¿qué es bien el taller total?

Juan: El Taller Total aunque parece una cosa extrañísima, significó que desde el año 1971 al año 1976 esa facultad funcionó de forma autogestionada. Realmente se pudo generar una democracia directa, en administrar y en reformular la carrera de lo que era Arquitectura. Para tener noción de la magnitud de estos hechos, hay que tener en cuenta que estamos ante una experiencia que abarcó a la totalidad de la carrera de arquitectura y que transformó tanto la forma como el contenido de la misma.  La carrera de arquitecto tenía una particularidad, desde que ingresa el estudiante tiene una materia que es diseño de edificios y empieza diseñando edificios pequeñitos, y esto como concepto es que cada año se hace un edificio más complejo. Analizando esto resulta que el diseño de edificios pareciera ser rodajas de salame, y nunca veíamos el salame entero. Es decir, se estudiaba cada parte, cada etapa, aislada del todo. Frente a esta situación, se implementó el “Taller Vertical” -antecesor del Taller Total-, que consistía en “juntar todos los niveles, todos los años de la carrera, de esta materia, e integrarlas siempre a un contexto mayor. Entonces el que entraba a primer año, su primer proyectito era una parada de ómnibus, pero empezó a saber que esa parada de ómnibus estaba en una calle frente a un hospital que había sido proyectado, etc., etc., o sea que estaba integrado con toda una cosa. Lo cual tuvo como consecuencia que se desarrollara la plena conciencia de que la arquitectura es uno de los hechos que mayor impacto social tienen y que más influyen en nuestra vida.

 

 

Juan:  Llevar adelante el Taller Total era una tarea era enorme, se trataba de organizar toda una carrera con cientos de estudiantes y docentes, pero se logra: “ese gran taller se organiza en diferentes talleres que trabajan a distintos horarios y en donde se establecen diferencias en las disciplinas e integración en las distintas disciplinas confluyentes en la arquitectura. ¿Qué quiere decir esto? Que empezamos a fabricar, a entender, la creación de una democracia directa funcionando en forma autogestionada, y es por eso que se tomará la facultad… se tomará en el sentido de que funcionará la facultad con 12 talleres que configuraban el taller total, y que estaban coordinados, y las situaciones referentes a lo específico estratégicas se discutían en la asamblea general de la facultad. Incluso la administración de la facultad también era discutida en las asambleas, y esto sucedía… y mientras tanto estaba la lucha sindical y nos sumábamos a la lucha sindical.

 

 

EL FINAL

Atos: se fueron desmoronando los frentes. ¿Cuál fue el primer indicio? Porque en Córdoba la represión viene de antes del golpe.

Piru: yo me fui de Colonia Lola el 30 de diciembre del 76.

Juan: en la facultad de arquitectura vivimos el ametrallamiento de unos chicos. Ya nos venían pegando desde la AAA.

Cacho: hay dos hechos que marcan la situación. La intervención del sindicato de SMATA como el de Luz y Fuerza.

Atos: con Lacabanne fue el comienzo del fin.

Juan: Vos pensá que Lacabanne es un militar interventor del gobierno peronista. A Obregón Cano lo sacó Perón.

Cacho: por eso Lacabanne viene a hacer la tarea sucia a reprimir los dos grandes polos de resistencia y lucha de los trabajadores que eran  SMATA y Luz y Fuerza. Los otros sindicatos menores a partir de la caída de esa gente, de a poco van cayendo. Así es como cae en cana el Rafa con la Sole, fue el 8 de marzo. Desaparece el Pelado Requena.

Horacio: Como orientación puede ser el contexto de la política nacional. Se muere Perón, antes ya habían intervenido Córdoba. Sube Isabelita patrocinada por Lopez Rega. El flore- cimiento de la ultraderecha peronista y fascista empieza a pegar porque se siente que ha mordido poder. Y entonces empieza a incentivar ocupaciones de gremios ponen la unidad básica en el barrio. Viene del nivel nacional.

Atos: yo planteaba a nivel más cercano porque a nivel nacional también matan a Curuchef, pero por ejemplo la intervención del centro vecinal. Es mucho más cercano.

Juan: era muy importante lo que sucedía en el contexto de Córdoba.

Cacho: nosotros veníamos tendiendo problemas con la derecha peronista en el barrio. A tal punto que un momento determinado los de la unidad básica logran el consenso legal para intervenir el centro vecinal.

Piru: se suspendieron todas las actividades que había. No fue de un día para el otro. Lo que si fue de un día para el otro fue el 24 de marzo.

Cacho: lo que pasa es que a pesar que intervienen estos sindicatos y todas las instituciones del estado están copadas por la derecha, lo mismo hay movilizaciones. Igual los compañeros de los gremios desde la clandestinidad seguían luchando.

Piru: lo matan a Atilio Lopez y a Curuchef y se hizo una manifestación terrible y la cana sabes cómo reprimió.

Horacio: cambio radicalmente la situación cuando llega el 24 de marzo.

Graciela Saur.

graciela

Gra era una militante excepcional, tanto por su carisma con la gente, su amor y armonía con los niños en los frentes barria- les, como por su inteligencia y sensibilidad anarquista, ade- más de gran amiga y compañera para todos los que la cono- cíamos. Fue la creadora de la Escuelita Libertad, con el Flaco Horacio y Pirucha, en Colonia Lola, los tres personajes muy queridos por todos los vecinos del barrio. Y muy buena para crear y escribir aspectos novedosos para todos los que buscábamos tomar distancia de los tentáculos culturales de una cultura jefista, patriotera y autoritaria. Elaboró un Estatuto de La Coordinadora de Comisiones de Padres de la Provincia de Córdoba, una genial tarea ya publicada en el sur. Ese Movimiento, (el de Comisiones de Padres) articulado con los frentes barriales, estudiantes y sindicatos, obligó al gobierno peronista de entonces, a acceder a un Congreso Provincial para modificar la Ley de Educación de la Provincia. Y realizó movilizaciones y actos con la participación de más de 35.000 personas.

 

 

 

Para ver otros tomos de la colección

TOMO II

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios