Kuruf y la resistencia de las palabras

Nota publicada en 8300Web, Cooperativa de Trabajo para la Comunicación

kuruf puesto 1Kuruf (viento en mapudungun) es una editorial y distribuidora patagónica que hace mucho tiempo sopla por las calles de Neuquén,China Muerta, Fiske Menuco, Chos Malal y quién sabe cuántos senderos más, palabras, ideas, utopías y experiencias de resistencias muchas veces silenciadas por un sistema que excluye lo que pueda poner en peligro sus falsas verdades.

Hoy, como resultado de un proceso de crecimiento colectivo, nutrido de diferentes experiencias autogestivas a nivel nacional que apuestan y sostienen un modo diferente de relacionarse al interior del trabajo y con la comunidad, sus integrantes encuentran en Kuruf un espacio de auto sustentabilidad.

Junto a Pablo, integrante desde sus comienzos y más atrás aún, hacemos un repaso por los diferentes planos que conforman el andar de este proyecto autogestivo.

“Somos 5 personas full time entre Neuquén y Fiske. Después hay otros compañeros que colaboran de otra forma, más por el espíritu que representa la editorial”.

El puesto de Kuruf distribuye a nueve editoriales independientes junto a otras que comparten la propuesta de lecturas alternativas.También tiene material de muchos autores locales e independientes. Allí no sólo se encuentran libros. Cds, dvs, calcomanías, agendas y diferentes elementos han integrado el paño que comenzó siendo de 1 x 1 y hoy es una gran estructura.

En Neuquén se los puede encontrar en el Paseo de los Artesanos los domingos de 17 a 24. En Fiske Menuco, en la Facultad de Derecho los jueves de 16 a 20 y en la Biblioteca de la Estación. En Chos Malal en la Librería Veo Veo y en Viedma en la Librería Caracol.

Desde el año pasado la editorial sub alquila una oficina a una organización que atiende a migrantes, en la calle República de Italia 652. Funciona dos días a la semana, miércoles y viernes de 10 a 13. Ahí podes comprar los materiales, hacer pedidos y aparte funciona una biblioteca que se llama la Tinta Tinto.

Los ejes del viento

Las producciones que se encuentran en los puestos de Kuruf se agrupan en cuatro grandes ejes consensuados por sus integrantes, vinculados a las inquietudes e intenciones de cada uno.

Un eje está representado por las pedagogías alternativas. Al respecto Pablo comentó el trasfondo de dicha elección: “Esto tiene que ver con que la mayoría somos padres, madres y siempre fue una discusión el tema de los peques. Si bien la idea era crear espacios de crianza y hasta escuelas alternativas, en pie hoy en Fiske Menuco, nuestro aporte es contribuyendo al debate. Hay muchos alumnos y profesores que andan en búsqueda de lo alternativo, como por ejemplo las pedagogías libertarias, Waldorf y Montessori entre otras”.

feriafiskeEl otro eje es más político. Y aquí no solo entra “lo anarco” –ideología predominante y fundadora de Kufuf- sino todo aquello que pueda contribuir al debate político.

La difusión de los autores y autoras locales es también otro de los pilares de la distribuidora. “Hemos editado a varios profesores de historia como Pertino de Fiske Menuco que escribió sobre la experiencia del FAP en Río Negro, a Marcelo Lafón que hizo sobre la huelga del 2007 y el asesinato de Fuentealba, a Rolando Bel sobre la comunidad gitana de Neuquén”, explicó Pablo.

El último eje son las publicaciones para los “peques”. Debido a que la literatura infantil hoy para competir con la tele ha optado por los libros álbumes y utilizan mucho color, el tipo de maquinaria que disponen no les permite llevarlos a cabo.

Discusión económica: “Somos lo que hacemos”

Detrás de cualquier proyecto-espacio que se propone no ingresar en la lógica del mercado, que apuesta a una organización diferente, la cuestión económica y el objetivo de vivir de él siempre fue –y es- la pata más difícil de resolver. En relación a esto y a cómo lo afronta Kuruf, Pablo expresó: “Por nuestra cuestión ideológica siempre funcionamos como cooperativa no legalizada. Ese es un debate hacia adentro. Si bien nosotros no le podemos escapar a la lógica del mercado si le podemos escapar bastante a la estatal. Y esto no solo tiene que ver con la construcción de autonomía sino con la posibilidad de decir que se puede”.

agendas kuruY continúo: “Un viejo guerrillero de la FAL, el viejo Cibelli, con quien pudimos compartir charlas sobre cooperativismo y movimiento sociales, nos decía que hay que construir templos, haciendo referencia a la posibilidad de cerrar un espacio lo más puro posible donde la sociedad que soñamos se vaya haciendo ahora. Lo cual significa que somos lo que hacemos”, sentenció con una expresión de obviedad pero sabiendo la dificultad muchas veces de llevarlo a la práctica.

En ese sentido, y teniendo en cuenta que muchos compañeros con los cuales articulan si deben ingresar en la lógica estatal y mercantil, reflexionó: “Nosotros apostamos a eso, por qué siempre hay que jugar con las reglas de los otros, o el mercado o la estatal. Ese es nuestro debate. Igual comprendemos que hay nichos que posibilitan y otros que son más difíciles. Por ejemplo al rubro gastronómico si o si le cae el peso de la legalidad”.

De cualquier manera explicó que si bien en su rubro no se encuentran tan determinados, por la explosión de las tecnologías que permite que cualquiera puede imprimir, aprender por medio de tutoriales, armar y tener un libro, ya la Cámara del libro está planteando proyectos de atar las editoriales y monopolizar más.

“Es la doble moral del capitalismo, porque el gran pirateo de libros los hacen las mismas editoriales, ellos sustentan todo. Se supone que la tecnología posibilita una cuestión libre pero también una gran concentración, tiene esta ambivalencia”, alertó Pablo sobre algo que al parecer todos sabemos pero muchas veces tendemos a olvidar.

Por esta situación, la cuestión de los talleres de elaboración y armado de libros se presenta como una alternativa muy interesante para transmitir y trabajar comunitariamente. “Las editoriales para los muertos y que los vivos hagan su propio libro”, expresó citando las palabras de unos compañeros de la editorial independiente llamada Cospel.

Abastecimiento

Debe ser muy difícil plantearse una forma de trabajar diferente cuando el principal insumo que se necesita se inscribe en una lucha histórica que hasta el día de hoy no logra destrabar los gigantes intereses en juego, como es el caso del papel en Argentina.

“La concentración del papel es terrible y el monopolio comercial es muy fuerte. Y esa es una discusión a nivel nacional, hoy el gobierno tiene el debate de papel prensa, Ledesma con Clarín y compañía. Y no hay una cooperativa de papel”.

Como contrapartida de esta situación, y como apuesta al trabajo cooperativo y en red, Kuruf participa de la red de editoriales independientes con quienes se prestan ayuda, intercambian información y comparten trabajos. Varias con las cuales se fueron conociendo en la experiencia ya nacional de la FLIA, Feria del Llibro Independiente y Autogestiva.

cdsLos debates que faltan

“Hay un gran debate que no está resuelto y que es el tema de la comercialización. Cómo salirle a pegar duro al mercado de las dos formas: una con sus reglas y otra de la forma solidaria, creando otro mercado, como la red de comercio justo. De hecho nosotros participamos de la red Tinkuy. Acá hablamos de tradiciones milenarias, como las mingas, el ayllu y las ferias que son unidades económicas autosustentables, entre otras cosas”.

Y continúo: “En relación a cómo pegarle duro al mercado, patinamos muy fuerte y no hay debate y reflexión de salir a mirar otras cosas. La dinámica de la izquierda, desde la más partidaria hasta la más autónoma, tiene mucho en la cabeza la cuestión del estado, de que él me tiene que ayudar, subsidiar o comprar, entonces se termina sosteniendo las dos cosas, al mercado y al estado. Para nosotros que tenemos un pensamiento anti-estatal y anticapitalista eso es un grave error. Por eso hay que rescatar el tema de las ferias, vos ves a los hermanos bolivianos o del noroeste argentino y la gente no pregunta mucho, directamente se toma las calles, porque algunas veces perdemos de vista eso, que las calles son nuestras, no de los políticos ni de los grandes empresarios”.
Kuruf no es sólo una editorial distribuidora independiente. Es un grupo de personas que acompañan las diferentes resistencias que se dan en el territorio, es un espacio de intercambio y discusión sobre lo que somos y queremos ser, es un encuentro que va más allá de las palabras.

Anuncios